Curriculum, curriculum, curriculum

Es lo primero que se debe tener claro cuando se busca empleo: el curriculum es nuestro escaparate y hay que saber venderse como nadie. Entonces ¿por qué se siguen cometiendo errores importantes a la hora de redactar un curriculum? Parece inexplicable, pero así es. Por exceso o por defecto, por dejadez o desconocimiento, por malos consejos o por no hacerlos caso…muchos curriculums acaban en la basura sin haber merecido ni un simple vistazo.cv

Vamos a repasar algunos consejos básicos:

  • El primero y más importante es que no todos los currículums sirven para todos los empleos. Hay que “adaptarlo” a cada empresa u oferta a la que se envía. Un ejemplo ¿Mandarías el mismo curriculum para un puesto de creativo en una empresa de publicidad y para una vacante en el gabinete de comunicación de un banco? Evidentemente, no, y no hablamos solo de contenido, hablamos de “imagen”.
  • Lo básico: foto, datos personales y blog. La foto dice mucho como carta de presentación, cuídala. Y en cuanto a los datos, completos y serios, es decir, que no falte un teléfono o que el correo electrónico sea el de una dirección seria, no el que usas con tus amigos y tiene un nombre graciosillo. Si tienes blog, incluye el enlace.
  • Brevedad, concisión y sencillez: aunque tengas experiencia de 20 campos y miles de cursos, el curriculum debe ser breve. Si es necesario, agrupa, pero nunca más de dos páginas. La brevedad es una virtud puedes obviar datos que no interesen para el puesto al que optas y utilizar palabras clave que centren la atención en lo que interesa destacar.
  • Cuidado con la ortografía y las faltas: son errores imperdonables, un curriculum con faltas de ortografía o gramaticales da una malísima impresión.

Y un consejo, revisa con lupa, corrige, compara con modelos de curriculum y actualízalo permanentemente. Tal vez seas el candidato perfecto para el puesto, pero un pequeño fallo en el diseño o la redacción puede hacer que acabe en la papelera.