Ser siempre tú mismo, clave para encontrar trabajo

Encontrar trabajo en la España que acontece es una tarea harto difícil; poco importan la preparación, los estudios, las carreras o la experiencia si la suerte, las circunstancias o los contactos –véase enchufes- no están de tu lado. No obstante, hay que estar preparados para tomar con fuerza la oportunidad laboral que tengamos.

Ser uno mismo será siempre recomendable a la hora de encontrar trabajo. En una entrevista de trabajo, debemos mostrarnos tal y como somos, dentro de unas coordenadas y reglas formales, claro. Nada de intentar fingir ser otro por favorecer al entrevistador o al contratante, nada de camuflar las inquietudes personales de las que se puede presumir, nada de poner sobre la mesa conocimientos y experiencias que nos son del todo desconocidos.

Mentir en el currículum y en las entrevistas es algo más usual de lo que parece, pero esto solo logrará acarrearnos problemas a la larga si somos contratados; la empresa acabará exigiéndote mucho de aquellos programas y conocimientos que fingiste tener, lo que generará una gran frustración grande por no poder dar la respuesta que el contratante espera. La verdad es mejor llevarla siempre por delante.

Tener una foto en el currículum vitae una foto con traje y corbata puede llegar a ser contraproducente, como también lo puede ser acudir a una entrevista de trabajo con un atuendo más serio y formal de la cuenta; ser natural, dentro de unos parámetros de elegancia, siempre funciona. Es mejor vestir y mostrarse tal y como uno es, sin llegar por supuesto al límite del descuido personal que espantaría al contratante y al entrevistador.

Muchas veces, mostrarse como uno es y exhibir una personalidad propia férrea y firme acaben por generar atracción. La uniformidad entre quienes intentan buscar trabajo no aporta nada, mientras que, en cambio, diferenciarse puede ser una vía para destacar y mostrar todo el potencial con el que se cuenta.