Hacer un curriculum cuando no se tiene experiencia

Es fácil creer que cuando no se tiene experiencia el curriculum será la mayor barrera que se tenga. Sin embargo, no es así. Es posible realizar un magnífico curriculum, atrayente y con posibilidades, aunque no se haya trabajado nunca o esa experiencia laboral sea escasa. Simplemente hay que redactarlo de una manera diferente.

Lo importante es marcar una diferencia desde el principio. Empezando por lo básico, es esencial cuidar el formato, debe ser muy claro y legible, pero si el tuyo es diferente tendrás un punto a tu favor. En lugar de utilizar la típica plantilla, intenta hacer un modelo propio, pero sin estridencias.

Evidentemente, deberás dar valor a los estudios. Refleja lo que has estudiado y algo más, por ejemplo, si tienes alguna mención en una asignatura o te has especializado en alguna en particular.




El apartado de habilidades y competencias es esencial, porque es donde de verdad puedes marcar la diferencia con otros candidatos, es lo que te dará valor añadido. Primero debes destacar aquellas competencias que creas que se necesitan en especial para el puesto de trabajo. Siempre es bueno que destaques aspectos como la capacidad de liderazgo, la proactividad, la motivación o el trabajo en equipo. Pero también es importante que indiques, por ejemplo, si estás dispuesto a trasladarte.

Lo que es fundamental es que cada curriculum esté adaptado al empleo al que se opta. No todos los trabajos son iguales ni necesitan personas con las mismas cualidades. Par algunos tal vez se necesite mayor facilidad de trabajo en equipo, por ejemplo, y en ese caso será bueno que en el curriculum pongas alguna experiencia al respecto, por ejemplo si has trabajado de voluntario en una asociación. Lo importante es ir marcando diferencias y creando una imagen personal.

Y, por supuesto, añadir información adicional como el puesto que desearías ocupar y tus perspectivas de futuro es también importante.