Mes: marzo 2016

Curriculum, curriculum, curriculum

Es lo primero que se debe tener claro cuando se busca empleo: el curriculum es nuestro escaparate y hay que saber venderse como nadie. Entonces ¿por qué se siguen cometiendo errores importantes a la hora de redactar un curriculum? Parece inexplicable, pero así es. Por exceso o por defecto, por dejadez o desconocimiento, por malos consejos o por no hacerlos caso…muchos curriculums acaban en la basura sin haber merecido ni un simple vistazo.cv

Vamos a repasar algunos consejos básicos:

  • El primero y más importante es que no todos los currículums sirven para todos los empleos. Hay que “adaptarlo” a cada empresa u oferta a la que se envía. Un ejemplo ¿Mandarías el mismo curriculum para un puesto de creativo en una empresa de publicidad y para una vacante en el gabinete de comunicación de un banco? Evidentemente, no, y no hablamos solo de contenido, hablamos de “imagen”.
  • Lo básico: foto, datos personales y blog. La foto dice mucho como carta de presentación, cuídala. Y en cuanto a los datos, completos y serios, es decir, que no falte un teléfono o que el correo electrónico sea el de una dirección seria, no el que usas con tus amigos y tiene un nombre graciosillo. Si tienes blog, incluye el enlace.
  • Brevedad, concisión y sencillez: aunque tengas experiencia de 20 campos y miles de cursos, el curriculum debe ser breve. Si es necesario, agrupa, pero nunca más de dos páginas. La brevedad es una virtud puedes obviar datos que no interesen para el puesto al que optas y utilizar palabras clave que centren la atención en lo que interesa destacar.
  • Cuidado con la ortografía y las faltas: son errores imperdonables, un curriculum con faltas de ortografía o gramaticales da una malísima impresión.

Y un consejo, revisa con lupa, corrige, compara con modelos de curriculum y actualízalo permanentemente.…

Trabajar por cuenta propia, un riesgo ¿asumible?

Montar un negocio o trabajar por cuenta propia se ha convertido en una de las salidas más habituales e inevitables para muchas personas. La falta de ofertas laborales ha empujado a que sean cada vez más los que se aventuran a intentar ganarse la vida por sus medios propios. ¿Imposible? No ¿Complicado? Sí.

Es una aventura en la que se puede ganar mucho o perder mucho, en la que hay que empeñarse a fondo y ser consciente de que no va a ser un camino de rosas. Pero todos conocemos a alguien que ha conseguido “sobrevivir” y a alguno que otro que, además, vive bien.

La gran ventaja es la de ser el propio jefe, se gana en libertad porque el trabajo se organiza según gustos y necesidades propios. Pero también es un arma de doble filo si no se sabe organizar el tiempo. Algo especialmente complicado cuando se trabaja desde casa. La solución es ponerse un horario “laboral”. Si no se gestiona bien el tiempo, se acabará perdiendo tiempo, esfuerzos y dinero.

Otra ventaja es que la motivación, cuando se trabaja para uno mismo, es mucho mayor. Se está dispuesto a afrontar un mayor esfuerzo, de trabajo y de preparación. Pero también es cierto que es necesario hacer frente a situaciones a las que no hay que enfrentarse cuando se trabaja por cuenta ajena, como es el caso de todo lo relacionado con la promoción, publicidad, la búsqueda de contactos o clientes. Y este es un esfuerzo importante.

Tampoco hay que olvidar que en muchas ocasiones se hacen inversiones relativamente importantes, es decir, que se está arriesgando capital. Por ello no hay que lanzarse a la aventura sin un buen asesoramiento y un colchón que proteja en caso de problemas.

Y, además de todo ello, hace falta tener mucha paciencia.…

Qué no hacer para un trabajo

Mantener un comportamiento idóneo durante la entrevista de trabajo es dar un paso adelante en la pugna por el puesto de trabajo al que optamos. Nada de saludos estrambóticos ni de llevar la iniciativa; bastará con un saludo convencional, en plan “buenos días, señora Martínez” da igual que los conozcas de toda la vida o como si es el recursos humanos de cerrajero Girona. Siéntate cuando el entrevistador lo ordene y hazlo de forma recta; jamás te sientes al borde de la silla, porque esto dará una indeseable sensación de inseguridad. Que las piernas cuelguen y se muevan o que los brazos adopten una posición desdeñosa o de abandono son otros errores muy frecuentes.
Evite ser el primero en extender la mano; a la hora del apretón, sonríe y mira a los ojos, haz todo cuanto sea posible por favorecer un clima agradable con el entrevistador, siempre sin invadir su posición prevalente en la conversación. Estate atento a si te habla de usted o de tú; interpela de usted al interlocutor hasta que él abogue por cambiar el trato a más cercanía. El respeto es fundamental en una entrevista de trabajo.

Agarrar los brazos de la silla, morderse las uñas, tocarse mucho los cabellos o manipular en exceso un bolígrafo suelen ser fallos que denotan verdadero nerviosismo. Tampoco deposites sobre la mesa del entrevistador de cerrajeria Valencia los objetos personales que lleves a mano, ya sean bolsos, carpetas, folios u otros enseres personales, porque esto será entendido como una invasión del espacio ajeno y como un gesto de mala educación.
No interrumpas al entrevistador, recuerda el dicho de los Empresa de desatascos Toledo: “entre compañeros, no nos pisemos las mangueras”, pues tendrás tiempo para argumentar tus ideas y para vender todo el talento y la experiencia que atesoras. Mira al entrevistador a los ojos, pero sin una vocación avasallante.…