Tu entrevista de trabajo

A la hora de acudir a una entrevista de trabajo, muchos son los factores que hay que tener en cuenta para no causar una mala imagen al entrevistador y dar así al traste con nuestras opciones de acceder al puesto soñado. Para empezar, no es recomendable llevar la iniciativa del saludo, sino que deberíamos siempre esperar a ver cómo actúa nuestro interlocutor para seguirle la corriente a continuación. Dar dos besos a una entrevistadora por iniciativa propia o dar la mano al entrevistador sin que él haya tendido la mano, pueden ser algunos comienzos con mal pie.

Al entrar en la oficina o sala en la que se va a realizar y desarrollar la entrevista, el aspirante al puesto de trabajo jamás debería sentarse frente al entrevistador sin su consentimiento. Jamás. Deberá esperar la orden del responsable de recursos humanos de la empresa; hasta que no nos permita sentarnos, deberemos permanecer en pie. entrevista

Otra de las coordenadas recomendables es no hablar en demasía y responder sólo a lo que se pregunta. Introducirnos en vericuetos o en temas que no vienen al caso puede ser, sin que lleguemos a percatarnos, algo muy perjudicial. No obstante, sería óptimo mostrarse seguro, sin nervios, con respuestas claras y certeras y con una tonalidad de voz amable y agradable.

Al sentarnos, los antebrazos deberían permanecer sobre los muslos, de manera que las manos lleguen a tocar las rodillas. Cualquier otro lenguaje corporal de los brazos podría ser desaconsejable, como cruzarlos -señal de defensa y de no estar a gusto en la entrevista-. Vestir ropa presentable es otra de las recomendaciones básicas; a veces no es necesario lucir un traje clásico o un vestido caro, ni siquiera lucir corbata, pues bastará con proyectar una imagen cuidada y pulcra. Si el puesto de trabajo al que optamos está relacionado con aspectos de creatividad o modernidad, sería bueno dar actualidad a la indumentaria y vestir ropa de corte más casual o alternativo.

QUE NO PONER NUNCA EN TU CURRICULUM VITAE

Si tienes dudas de cómo realizar una cosa que a priori parece tan sencilla como es la de realizar tu curriculum vitae puedes seguir esta serie de consejos en los que comentaremos cuales son los errores más básicos que todo el mundo comete en sus curriculums y cuáles son las cosas que no se deben hacer para realizar un buen curriculum.

Escribir en la primera página del curriculum la palabra “Curriculum vitae´´  es un error ya que esto se sobreentiende y seguramente alguna vez lo hayas hecho y ahora te estés echando las manos a la cabeza pero no es ninguna tontería.

Segundo error, escribir un curriculum de tres páginas, en el caso de empresas grandes que tengas muchos curriculums diarios en su oficina les será un lastre leerse las tres páginas de tu maravilloso curriculum y es que es mejor tener un curriculum poco extenso, conciso que vaya al grano, vamos que no te enrolles porque lo descartarán automáticamente, y en el caso de que hayas hecho numerosos cursos, master…etc lo mejor será que selecciones los más importantes de manera que toda esa información quepa en un solo folio.

Tercer error que espero que no sea muy común ya que está muy feo y las empresas lo verán así es el hablar de sueldos y salarios de tus anteriores empresas o cual sería el sueldo que aspirarías a ganar, esto se omite totalmente ya habrá tiempo para establecer condiciones.

Otro error es no omitir las razones por las cuales te han despedido, es algo que mejor no conozca  la nueva empresa que te va a contratar y que si verdaderamente le interesa ya te lo preguntará, o sea que nada de hablar de despidos.

Otra cosa muy importante es que en tu curriculum no dejes entrever porqué partido político o religión te decantas ya que nunca se sabe cuál va a ser la opinión de tu entrevistador.

LAS DOS PREGUNTAS TÍPICAS EN TODA ENTREVISTA

¿A cuántas entrevistas de trabajo has asistido? Si tu respuesta es a muchas entonces seguramente reconocerás muchas de las cosas que comentamos en este artículo y si la respuesta es que a pocas o a ninguna entonces continua leyendo porque necesitas estas frases típicas que se dan casi siempre en todas las entrevistas de trabajo.

Además de como es natural valorar el expediente académico y la experiencia en otros trabajos o empresas, el que realiza la entrevista también se fija mucho en los aspectos de la personalidad, postura, tono de voz, manera de expresarse del entrevistado… por eso es muy importante mantener la calma y realizar esta serie de consejos.

Ante todo tendrás que llevar ya preparado de casa las respuestas a estas dos preguntas clave que seguramente te realizarán en el momento de la entrevista, la primera de ellas será la de ¿Por qué le interesa este puesto de trabajo? La respuesta más favorecedora a esta pregunta sería comentarle algo que realmente te motiva a escoger ese trabajo y nunca jamás responder que has ido a esa entrevista a probar suerte o por el salario que pagan o porque no tienes otra cosa mejor que hacer en casa.

Segunda pregunta típica, ¿Que nos puedes aportar a nuestra empresa? Esta es una pregunta trampa por lo que habrá que contestarle cuáles son tus cualidades  pero totalmente intensificadas como si sin ti la empresa no pudiera evolucionar, y por supuesto antes de contestar a esta pregunta habría que realizar un estudio previo para ver cuáles son los puntos fuertes de la empresa y saber lo que realmente necesita la compañía para que te contrate a ti y no al resto de los competidores.

El trabajo como fuente de vida

El trabajo es esencial para la mayoría de las personas, y no solo porque representa el medio de obtener ingresos para subsistir, para poderse permitir algunos caprichos o incluso para vivir desahogadamente. El trabajo es un medio también de enriquecimiento personal, de satisfacción, de crecimiento como persona.

El trabajo es fuente de vida en muchos aspectos que casi nunca se tienen en cuenta. Un empleo puede mejorar la existencia de la persona, además de sus recursos económicos. Puede hacer que desarrolle sus mejores capacidades, que se ponga por delante retos que le hagan mejorar como profesional y como persona, que le ayude a interactuar con otras personas o que amplíe sus conocimientos. Visto de esta manera, el trabajo también es fuente de vida.

Y lo demuestra el hecho de que el ser humano necesite estar activo de alguna manera. Puede ser mediante un trabajo remunerado, pero también a través de un tipo de trabajo de carácter voluntario. Dejar de trabajar por jubilación o por un despido es uno de los momentos más duros que sufren muchas personas, que deben “reorganizar” sus vidas para mantenerse activos. Muchas veces se necesita desarrollar alguna actividad para sentirse vivo.

Ahora bien, que el trabajo sea una fuente de vida no quiere decir que se la vida de la persona. El trabajo debe ocupar solo una parte razonable del tiempo, porque hay muchos otros aspectos que hay que cuidar: el ocio, la familia, la salud…Cuando el trabajo se convierte en el centro de la existencia es que hay un problema mucho más profundo que las necesidades económicas.

Y tampoco hay que dejar que el trabajo afecte al resto de los apartados de la existencia cotidiana. Tiene su tiempo, empieza y acaba, y hay que saber sepáralo del resto de las parcelas de la persona.

El trabajo es vida, pero también puede “quitarla” cuando absorbe demasiado o cuando se coloca como prioridad por encima de otros aspectos importantes.

¿Es esta tu empresa ideal?

Disfrutar con el trabajo es un sueño para muchos, hacerlo en una empresa en la que, además, se puedan sentir a gusto puede parecer una quimera. Pero siempre es posible. Hay que tener en cuenta que la insatisfacción laboral afecta a muchas personas y crece día a día. Y no siempre no se debe a que el trabajo no agrade, sino a que las condiciones en la empresa no son las más adecuadas.

A la hora de plantearse si la nuestra es la empresa ideal hay que tener en cuenta, en primer lugar, si la labor que desempeñamos en ella nos satisface, si nos hace sentirnos realizados, si nos gusta. Podemos estar muy a gusto, pero si el trabajo no nos aporta nada, no es nuestra empresa ideal porque no nos permite crecer como personas.

En segundo lugar hay que valorar las posibilidades de desarrollo laboral que ofrece. Con el paso del tiempo toda persona necesita avanzar, progresar. Si la compañía no nos ofrece esa posibilidad, no es la nuestra.

También hay que tener en cuenta lo que la empresa hace por sus empleados en otros aspectos: si hay un seguimiento de su evolución, si ofrece formación para adaptarse a nuevos requerimientos productivos o tecnológicos, si realiza actividades destinadas a motivar a sus equipos humanos o si reconoce los esfuerzos de alguna forma.

Y, por supuesto, es necesario valorar el ambiente de trabajo, si hay una competencia sana, si reina el compañerismo, si hay un ambiente de diálogo y discusión razonable, si se solucionan los conflictos de una forma adecuada, etc.

Evidentemente, quien trabaja en una empresa que cumple estos requisitos tiene un verdadero tesoro, porque lamentablemente la realidad es muy distinta. Y, si se empieza a sufrir desmotivación, si el trabajo se convierte en una pesadilla hay que plantearse si es nuestra empresa ideal. Cuando no lo es quedan dos opciones: buscar otra en la que podamos desarrollarnos o intentar cambiar, en la medida de lo posible la situación en la nuestra. Y a veces es posible esto último, porque una empresa es un ente con vida, que también debe adaptase y en el que cuando una pieza falla, las demás se resienten.

¿Es tu primera entrevista de trabajo? Prepárate

Cualquier entrevista de trabajo es prácticamente un examen. Un examen del que dependerá nuestro futuro labora y así hay que planteárselo. Es necesario prepararse a fondo y dar lo mejor de uno mismo. Pero la primera entrevista de trabajo es, tal vez, uno de los momentos más difíciles de cualquier persona.

Y lo es porque el miedo a lo desconocido está ahí, porque nunca se sabe muy bien lo que se puede esperar y, sobre todo, por los nervios de la inexperiencia. Por eso hay que preparase muy en serio y tomarlo como un gran reto, tal vez el primer gran reto al que nos enfrentaremos en nuestra vida. Un reto en el que quizá no obtengamos los resultados deseados, pero que nunca supondrá un fracaso, sino un aprendizaje para futuras entrevistas.

Vamos a ver ahora aspectos que hay cuidar y trabajar con esmero antes de acudir a la primera entrevista de trabajo:

  • Lo primero es informarte bien de todo lo relativo a la empresa y al puesto de trabajo al que optas. De esta manera podrás prepararte mejor para la entrevista, llevando bien aprendidos tus puntos fuertes y qué es lo que te hace más idóneo para esa empresa y para ese puesto en particular.
  • Ya sabes qué es lo que ofreces, ahora debes saber venderlo. Prepárate un guion breve pero conciso de tus habilidades
  • Prepárate también para las típicas preguntas: tus fortalezas, tus puntos débiles y por qué quieres trabajar en esa empresa. Es posible que también te pregunten de qué manera ves tu futuro y qué esperas conseguir.
  • Si no te ves seguro, ensaya, incluso delante de un espejo, grábate si es necesario y observa en qué fallas.
  • El día de la entrevista, por supuesto, debes ser muy puntual e ir vestido de manera adecuada y aseado, a veces la primera impresión es importante. Cuida también tus gestos y evita ser brusco, con las manos o con la palabra.
  • Y, por supuesto, intenta estar lo más relajado posible y responder con concisión y claridad a lo que se te pregunta, sin divagar.

Tu imagen habla por ti

La imagen personal es algo que nos define, que muestra a los demás cómo somos. Incluso en los momentos más formales un simple complemento en el vestir o un gesto dice mucho de la persona. Por eso es tan importante cuidar la imagen en todos los apartados de la vida, pero muy especialmente en el laboral.

A la hora de acudir a una entrevista de trabajo la imagen personal puede significar el éxito o el fracaso dela entrevista. De poco servirá un curriculum excelente si la persona aparece descuidada o contesta con agresividad. Porque la imagen personal es mucho más que el vestir, es también la actitud que cada persona muestra con su interlocutor.

Vamos a ver algunos aspectos que tienen mucho que ver con la imagen personal y que es necesario cuidar:

  • La vestimenta: la ropa que vestimos dice mucho del carácter de la persona, el uso de los colores, si se prefiere un estilo clásico o moderno, si está limpia y bien planchada…
  • Aseo: una imagen aseada es fundamental. Pero no hay que caer en la exageración. El pelo, la barba o el maquillaje deben cuidarse, pero, por ejemplo, conviene olvidarse de los perfumes excesivamente fuertes porque pueden llegar a ser desagradables para otras personas.guap
  • La actitud y los gestos: la manera en la que se expresa una persona nos descubre cómo es. Desde el tono y el volumen de la voz hasta los gestos, si sonríe, si mueve excesivamente las manos, si evita mirar a la otra persona cuando habla, etc.

La imagen puede ser un elemento a nuestro favor o en contra, por eso se debe cuidar al detalle. Y hay que hacerlo en cada momento, adecuando nuestro aspecto a cada circunstancia. Una dependienta de una tienda de ropa no puede ir mal vestida, al igual que un ejecutivo no puede ir en vaqueros o una representante de productos de cosmética sin maquillar. Son cuestiones básicas que, sin embargo, a veces se pasan por alto.

Necesitas ayuda para buscar trabajo? ETTs

Las ETT son empresas de trabajo temporal que se encargan de contratar personas para ponerlas a disposición de las empresas que requieran sus servicios en distintas áreas por un tiempo definido. Son empresas que prestan un servicio que no supone un gasto para el demandador ya que estas cobran a las empresas clientes todo lo relativo a tu contratación para tenerte dentro de un catálogo de opciones.

Un punto que tiene como ventaja la obtención de un empleo a través de las ETT es que este empleo que es de tipo temporal puede servirle a la empresa como un proceso de selección para una posible vacante que exista. Además de esto, puede ser utilizada para ganar experiencia profesional en el área y conseguir el trabajo que deseas, es muy importante no perder el norte y tomar este empleo como algo provisional y seguir buscando algo que sea por tiempo indefinido y en el área de preferencia.

Estas empresas deben regirse por un marco legal que garantice al empleado todos sus beneficios, como por ejemplo el salario debe ser el mismo que perciba cualquier trabajador fijo de la empresa que contrata el servicio. Todas las empresas deben tener un contrato de trabajo que debe establecer tiempos prueba así como todo lo referente al cargo que va a desempeñar.

Además de lo anteriormente mencionado es importante recalcar que la ETT no puede cobrar nada al demandador de empleo cerrajeros Elche sino a la empresa, además que debe estar autorizada por la dirección provisional de trabajo, debe tener una estructura organizativa y cumplir con las obligaciones como empleador.

Para no caer en manos de personas malintencionadas estas empresas poseen un número identificador que las autoriza como ETT y que debe estar presente y ser visible en el exterior de la empresa, y en su publicidad con el que se puede verificar que sea una ETT real y no una empresa fraudulenta. Sin duda que las ETT son un buen lugar en donde conseguir un primer empleo o el trabajo necesario para soportar un tiempo de crisis puntual, asimismo es un plan genial para adquirir experiencia sobre algún área laboral en la que se quiera incursionar.

Trabaja en Internet, el futuro

El desarrollo de la economía mundial ha dado un gran vuelco, las crisis económicas en el mundo han dado pie a la reinvención de los empleos y al emprendimiento, llevando a las personas a buscar el sustento con las herramientas que se tienen a la mano. Una muestra de esto ha sido el auge de la economía digital que se ha desarrollado a la par de las tecnologías abriendo campo a un sinfín de oportunidades, dejando demostrado que en los últimos años el 20% del producto interno bruto de los países desarrollados ha sido proveniente del internet.

Debido a los avances tecnológicos ha quedado desfasado los perfiles que las empresas buscan y lo que el ámbito laboral ofrece, es por esto que actualmente la necesidad de conocimientos digitales se ha convertido en un tema primordial, donde se hace necesario poseer competencias en el ámbito digital para poder manejarte de manera adecuada en el ámbito laboral.

En este tiempo en donde los modelos de negocios, estudios y bases de la economía han cambiado es necesario fomentar el emprendimiento, en sentido de que no solo se debe aprender lo que ya está hecho sino desarrollar nuevas ideas en base a lo que la sociedad requiera.

En la actualidad existe una gran cantidad de jóvenes desempleados por lo que sería idóneo entrenarlo en los ámbitos de la economía digital sobre todo en los países desarrollados donde son mucho mejores las herramientas tecnológicas que se tienen para formar jóvenes que cubran estas necesidades.

Dentro de las disciplinas que pueden estudiarse se encuentran la analítica de datos, diseño de aplicaciones móviles, comercio electrónico, marketing digital, entre otras. Es muy importante en este momento fomentar una cultura tecnológica en la se forme personal cualificado en el ámbito digital que puedan dar respuesta a las exigencias que deben plantearse las empresas ante la nueva realidad comercial, además de esto se reduciría el desempleo juvenil y se fomentaría una cultura hacia el emprendimiento en la que muchos pueden resultar beneficiados.